Antes de hablar todo lo referente de los frutos secos, es necesario aclarar porque son llamados de esta manera. Se denominan de esa manera porque tienen menos de un 50% de agua. Son sumamente energéticos, ricos en grasas, proteínas, así como en oligoelementos. Hay frutos que también contribuyen con sumas cantidades de vitaminas o ácidos grasos omega 3. Estos son totalmente distintos a los provenientes de frutas desecadas.

Los frutos secos más conocidos son almendras, anacardos, avellanas, cacahuete, castañas, nueces de Brasil, gevuinas, nueces, piñones, pistachos, semillas de calabaza y de girasol.

Por lo general estos frutos secos están involucrados en las dietas, como ya comentamos, aportan propiedades muy positivas para la salud. Suelen ser buenos acompañantes para las comidas y ser excelentes para merendar.

Cabe destacar que, estos tienen gran facilidad para mezclarlos en ensaladas, con yogur o frutas, así como también se pueden comer solos, el hecho, es que sus nutrientes benefician el funcionamiento del organismo, ayudan a que este no sufra daños.

Frutos secos: Sus grandes beneficios

Son conocidas como frutos, pero, la verdad es que son semillas que tienen grandes complementos nutricionales que dan la energía que el cuerpo necesita en el día.

Tienen el poder de eliminar las toxinas, además de prevenir enfermedades cardiovasculares y otras que estén relacionadas con el envejecimiento, gracias a su composición completa de antioxidantes.

Vitaminas A, B y E, calcio, ácidos grasos, magnesio, zinc, cobre, fósforo, proteínas y hierro son varias de las propiedades que aportan al organismo. Por eso es recomendable su consumo, pero no los que puedes conseguir en una tienda procesado, mejor los naturales que son los que te aportaran sus nutrientes.

Frutos secos

Los mejores frutos para una dieta saludable

Entre estos está el cacahuete, ya que tiene ácido fólico, grasas omega-6, fibras y proteínas, los cuales son perfectos para el corazón. Se puede ingerir crudos o procesarlo como crema y acompañarlo con pan o galletas. En tal caso de hacer la crema, es recomendable agregarla como parte del desayuno.

Sin embargo, también están las nueces, que es otra opción, se podría decir que es la mejor, para cuidar el corazón. Con su cantidad de grasas poliinsaturadas ayuda a mejorar el área cardiovascular. Ese fruto contiene omega-3, vitaminas, proteínas y fibras.

Las avellanas, son unos de los frutos secos que tienen la mayor cantidad de vitamina E, además de, proteínas, vegetales, fibra, calcio, hierro, magnesio y zinc. Todas estas propiedades ayudan a las labores inmunitarias y enzimáticas. Aportan lo necesario para evitar daños óseos, lesiones y posibles fracturas.

No obstante, otros frutos secos que también son beneficiosos para la salud son las semillas de calabaza o pipas. Su aporte va directamente a la parte cardiovascular. Es también recomendable que la consuman personas que sufren de depresión. Antioxidantes y antiinflamatorias son una de sus propiedades.

¡Ideales para una buena dieta!

Los frutos secos son los mejores aliados al momento de conservar una buena salud, por sus grandes beneficios que llegan a aportar al organismo gracias a su consumo.

Pero como todo, el exceso es dañino. Lo ideal es ingerirlos de manera moderada, a través de pequeñas cantidades entre comidas, lo cual activará sus propiedades y el cuerpo se mantendrá saludable, se puede llegar a bajar de peso y grasa corporal.

Si quieres mejorar tu dieta también te puede interesar: beneficios de incluir las algas en tu dieta

0/5 (0 Reviews)